Sacar buenas notas no es solo cuestión de “codos” sino de equilibrio: