Testimonios

María Tobal

De mi experiencia con el coaching solo puedo extraer cosas positivas.

Había leído algo de bibliografía sobre el tema; pero hasta que no establecí relación con mi coach, Yolanda, no comprendí que el verdadero trabajo iba a consistir en el ahínco  con que Yolanda me haría cuestionar, a través de sencillas preguntas, la manera en como yo había dirigido algunos temas de mi vida, como el de las relaciones de pareja.

Me gustó mucho como trabajábamos, porque era totalmente diferente a la consulta de un psicólogo. No había que cambiar nada en mi. Sólo la forma de abordar esos temas a base de trabajo.

Luis Arturo

Soy estudiante de cuarto año de Humanidades y debido a las dificultades que tenía para estudiar y asimilar las asignaturas, que no son nada fáciles, me vi en la necesidad de buscar a alguien que me enseñara un método de estudio y así poderlo hacer con más facilidad, ya que todo este tema de los estudios me hacía sufrir mucho. Fue así como tuve la oportunidad de conocer a Yolanda y dejarme guiar por ella y sus conocimientos. Aprendí muy pronto a subrayar textos, a sacar ideas principales y secundarias, a analizar textos y hacer comprensión de lectura. Gracias a su método de enseñanza y a la facilidad que tiene para transmitirlo, aprendí a estudiar de una manera más fácil y esto se e reflejado de una u otra manera en mi vida ya que me ha dado mucha seguridad y también en que he ido aprobando en la medida en que voy avanzando en la carrera.

María Mateos

Yo tuve la suerte de tener lo que hoy día llamamos una buena profesora de historia!!.
Gracias a Yolanda aprendí a amar la historia, nunca lo pensé, la verdad, que me llegaría a gustar tanto y a disfrutar de todo nuestro pasado y lo que hoy día sé de historia, gracias a ella.
Echo de menos esa calidad de clases y la forma tan espontánea de hacernos disfrutar de la historia.

Rosa

Yolanda me enseñó lo importante que es creer en uno mismo. Por encima de los contenidos, exámenes y premios, me enseñó a luchar por mí y esa es la mayor enseñanza que pudo haberme dado. Más que una profesora fue una figura, una guía que me ayudó –y estas son sus palabras– a volar como un águila, a apreciar las alturas.

Rosa García Macías
Antigua alumna del Colegio Alcazarén.
 Licenciada en Filosofía y en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada

 

Ex alumna

Yolanda fue mi tutora durante tres años de los cuales los dos últimos, fueron de vital importancia, 1º y 2º de bachillerato. Años en los que decia y trabajas por un futuro. Momentos en los que no hay que perder el tiempo y hay que esforzarse al máximo. En esos momentos cruciales, estaba Yolanda en el ámbito escolar.
Recuerdo las tutorías como ratitos, en los que hablábamos de cómo iba tanto en lo académico como en lo personal y también me daba consejos y medios que debía utilizar para siempre mejorar y sacar los mejores logros.
También me acuerdo de su acompañamiento incondicional, su fuerza, constancia y el saber hacer que practicaba conmigo.
Mi tutora fue una guía que junto con mis padres crearon una fuerza explosiva para sacarme adelante y con los mejores resultados.

Una ex alumna del colegio Alcazaren

 

Una familia

En los años de Bachiller se elegía tutora y su padre y yo le convencimos para que decidiera por Yolanda. Aquella exigencia amable, pero firme, cargada de experiencia en los difíciles años de la turbulenta adolescencia era lo que nuestra hija más necesitaba. Su visión de la realidad de la vida escolar, emocional y social de aquellos años fue crucial para forjar su personalidad.
Siempre estuvo ahí cuando se la necesitó, al pie del cañón; con una gran esperanza, sacando de lo poco un mucho.
En el jardín de la adversidad supo regar con el agua de su sabiduría una flor que poco prometía y la convirtió en una hermosa fragancia para un delicado perfume.
Sus padres siempre fuimos detrás, empujando el carro del que ella tiraba y dirigía.
Al final, la pesada carga se fue aligerando y llegamos a tiempo a la meta; recogimos el premio de la satisfacción por el intenso esfuerzo.
Gracias por todo.

Una familia agradecida

 

María Mateos

¡Yo tuve la suerte de tener lo que hoy día llamamos una buena profesora de historia! 
Gracias a Yolanda aprendí a amar la historia, nunca lo pensé –la verdad–, que me llegaría a gustar tanto y a disfrutar de todo nuestro pasado y lo que hoy día sé de historia, gracias a ella.
 Echo de menos esa calidad de clases y la forma tan espontánea de hacernos disfrutar de la historia.

 

Laura Miguel

Quizá hayas visto publicadas en el periódico las noticias sobre mi proyecto, me han entrevistado en el telediario de Canal 8 y En Directo Onda Cero.
Cuando me he visto en la prensa, he pensado en ti, que eres la persona que me animó desde el prinipio para a llegar hasta aquí. ¡Gracias!

Antigua Alumna del Colegio Alcazarén. Licenciada en Geografía.